INFORMACIÓN GENERAL

Sólo un baño público cada 230 mil porteños y cada vez más locales con claves para restringir el uso de sus sanitarios

Aunque una resolución establece que los baños de los locales porteños deben ser de libre acceso, cada vez más bares y restaurantes implementan sistemas con códigos publicados en los tickets de compra. En una ciudad donde los baños públicos son sólo 13.



Para quien circula por la Ciudad de Buenos Aires, ir al baño es cada vez más difícil. No sólo por el déficit de baños públicos en territorio porteño. También, porque los bares y restaurantes se suman a una tendencia que, en CABA, es ilegal: restringir el uso de sanitarios sólo a los clientes, mediante la implementación de sistemas de códigos.

En las redes sociales se multiplican las quejas de quienes advierten que, para poder ir al baño en gran cantidad de locales, necesitan un código de acceso que se brinda con el ticket de compra. Lo cierto es que esta restricción vulnera una normativa porteña: la Resolución nº 46798/CjD/93, que dispone en su artículo 1°: "El Departamento Ejecutivo a través de los organismos técnicos correspondientes, intimará a los propietarios de confiterías, bares, restaurantes, salones de té, etc., de esta Ciudad, para que acorde a las disposiciones vigentes liberen el uso de las instalaciones sanitarias para toda aquella persona que así lo solicite haya o no efectuado consumición".



Sobre el uso de códigos para el baño, desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad explicaron a Infobae que "lo que sucede es que no se cumple la sanción o las personas no realizan la denuncia correspondiente y esto permite que los distintos locales sigan haciendo este tipo de cosas".

Según consignó ese medio, durante 2018 la Defensoría del Pueblo de la Ciudad recibió 89 denuncias de vecinos y vecinas que no pudieron acceder al baño en locales de comida como Burger King, Wendys, Starbucks y Mostaza, entre otros, sin antes ingresar una contraseña. Los reclamos por mes sobre el tema son muchos más, pero gran parte no llega a formalizarse en un trámite.

Esto ocurre en un contexto en el que los baños públicos escasean. De acuerdo a datos difundidos por La Nación, desde el gobierno porteño informan que hay solo 13 baños públicos disponibles para los porteños y todos están en los parques y las plazas. Es decir, un baño público en la ciudad cada 230.769 habitantes. A esto se suman los 73 que se encuentran en estaciones de subtes, pero no siempre están abiertos y usables.

Para comenzar a revertir esta situación, en diciembre pasado legislatura porteña aprobó una ley que obliga al Poder Ejecutivo de la Ciudad a crear baños públicos en espacios verdes de más de tres hectáreas, lo que abarcaría a los parques Avellaneda, Centenario, Chacabuco, Indoamericano, Lezama, Rivadavia, Saavedra, Sarmiento, Costanera Sur, Palermo y Agronomía.

"El baño debe ser libre, aunque podría cobrarse por ese servicio, como ocurre en Chile, pero no impedir su uso, porque no es legal", aclaró en diálogo con La Nación Sergio Mohadeb, del blog Derecho en Zapatillas, que hace un año impulsó una campaña para democratizar el uso del baño. "De todas formas, es una zona gris, porque más allá de la resolución, es el gobierno porteño el que debería hacerla cumplir y a la vez debería resolver el déficit de baños públicos que hace que la gente tenga que usar los baños de bares porque no hay otros. Que se cobre algo razonable por el uso del baño podría ser una opción. Y que el que no puede, no pague. Porque tampoco es justo para el local tener que correr con los gastos del baño para que lo usen quienes no son sus clientes", concluyó.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?