COMUNA 8

Barrio Papa Francisco: mudan a las familias a sus nuevas casas

El predio de Villa Lugano había sido usurpado en 2014. Tras recuperarlo, el Gobierno porteño construyó un complejo habitacional con 1.700 viviendas, de las cuales 368 ya fueron otorgadas a vecinos de la Villa 20, que queda al lado.


Ubicado sobre la avenida Fernández de la Cruz, entre Pola y Escalada, la franja de terreno junto a la Villa 20 fue usurpado en agosto de 2014 y desalojado semanas después. El predio estaba vacío y contaminado, porque durante años había sido un depósito de autos secuestrados por la Policía Federal.
 
Hace un par de semanas el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) les avisó a las familias que el 28 de agosto era el día en que debían mudarse a las viviendas que se construyeron sobre los terrenos en donde se llevó a cabo la toma, que fueron recuperados y rebautizados como Barrio Papa Francisco.
 
El nuevo Barrio Papa Francisco tendrá 1.702 departamentos de 2, 3 y 4 ambientes, distribuidos en 21 edificios. Cada familia tendrá su propia casa, pagarán entre $ 3.000 y $ 6.000 por mes, o el 20% de sus salarios. Cada cual un baño conectado a la red cloacal formal.
 
La Villa 20 se encuentra en pleno proceso de transformación: mientras suceden las mudanzas de las primeras 368 familias, sobre un total de 1.700 viviendas, la reubicación de estas familias tiene que ver con la apertura de calles y lo que se conoce como "esponjamiento", que es generar espacio entre las viviendas. Porque uno de los mayores problemas de las viviendas es la falta de ventilación.
 
"Es un proceso interesante, se les ha dado mucho lugar a las iniciativas barriales. Respecto al diseño de las viviendas, los vecinos incluso eligieron los materiales constructivos, los tamaños y la organización de los consorcios, porque serán los encargados del mantenimiento. Acompañamos el proceso y creemos que fue virtuoso", opina a Clarín Pablo Vitale, coordinador del área Derecho a la Ciudad, de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia.
 
"El interrogante es qué sucederá con la villa, porque la Secretaria de Hábitat e Inclusión (SECHI) debería estar haciendo un trabajo con la infraestructura del barrio, pero no se está llevando a cabo y esto genera la preocupación vecinal. El gran miedo de la gente es que esa suerte de muro de vivienda nueva no tape la otra realidad, la de los que siguen viviendo en la villa", precisa Vitale. Desde la avenida Fernández de la Cruz, la Villa 20 no se ve. Cada vivienda precaria que queda liberada es demolida por el IVC, para que nadie la ocupe.
 
"Para nosotros es un orgullo acompañar el esfuerzo de los vecinos y vecinas del barrio que quieren salir adelante y tener los mismo derechos y responsabilidades que el resto de los habitantes de la Ciudad", asegura a Clarín Juan Maquieyra, presidente del IVC.
 
En 2016 la Legislatura votó la urbanización, con la construcción de casas nuevas, obras de infraestructura y mejoramiento de las viviendas existentes. La Villa tiene una población de casi 28.000 habitantes. El Gobierno de la Ciudad censó 4.559 viviendas, distribuidas en 30 manzanas. A fines de año se mudarán otras 244 familias y en abril de 2019 se completará la totalidad de las viviendas.


COMENTARIOS



UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?