CIUDAD

Rodríguez Larreta condiciona el traspaso de Edesur y Edenor a la Ciudad

El jefe de Gobierno pide que la Casa Rosada negocie con los mandatarios peronistas para que cada administración defina cómo llegar a los montos de ajuste en las arcas públicas.

El jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta, busca junto con la gobernadora María Eugenia Vidal que la Casa Rosada negocie con los mandatarios peronistas para que cada administración defina cómo llegar a los montos de recortes pautados como parte de las medidas de ajuste en las arcas públicas que busca llevar a cabo el Gobierno nacional. 

Según trascendió, el intendente capitalino y la mandataria de Provincia resisten hacerse cargo de AySA, con el argumento de que caería un convenio de financiamiento si cambia la jurisdicción. En tanto, las conversaciones por el traspaso de las empresas Edenor y Edesur avanzan, pero condicionadas. 

Los dirigentes piden una transferencia escalonada para hacerse con el control y cobertura de subsidios de las empresas eléctricas. El camino del gradualismo le gana a la exigencia nacional del shock. Ni Vidal ni Larreta quieren exponer su capital político pero sí aceptan reducir los gastos como forma de ejemplo para los distritos restantes del país. 

Otro de los puntos que también se encuentra en conversación es la absorción de las subvenciones al transporte de pasajeros del área metropolitana, que al día de hoy aparecería como la opción más viable ya que podría hacerse por etapas y con mayor margen de maniobra.

Edesur y Edenor prestan su servicio en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, pero están reguladas por el Estado nacional a través del ente regulador ENRE. Las distribuidoras provinciales, en cambio, están bajo la órbita de controles que responden a los gobernadores. 

En mayo, el bloque de diputados nacionales amenazó con presentar un proyecto para impulsar la transferencia de las empresas. El hecho se tradujo en una manera de devolverle a Macri el peso del ajuste sobre los dos principales distritos que administra el PRO.

La iniciativa dispone la transferencia de los contratos de concesión de las privatizadas Edesur y Edenor, que prestan servicios en Capital y el Conurbano, a las respectivas jurisdicciones de operación territorial, de manera que una vez concretado ya "no es necesaria trasnferencia alguna de recursos del Estado", para subsidiar esos servicios.

El Gobierno lo analiza pese a las dudas de Vidal y Rodríguez Larreta, que verían golpeados sus presupuestos en tiempos electorales. En la reunión también participaron los ministros de Economía Hernán Lacunza (PBA), Martín Mura (CABA), el jefe de gabinete bonaerense, Federico Salvai, entre otros técnicos de Hacienda (Nicolás Gadano, Agustín Bruno y Rodrigo Pena).       

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que el Estado subsidie a la Iglesia católica?