ESPACIO PÚBLICO

El Gobierno porteño promete arreglar las veredas rotas para fin de año

Según un diagnóstico, uno de cada dos frentistas tiene dañada la acera por obras de empresas privadas o del Gobierno porteño.


Las veredas de la Ciudad en su mayoría tienen baldosas flojas, raíces desbocadas y obras sin terminar. El Gobierno de la Ciudad anunció que llevará adelante un plan para que el 80% de las aceras queden arregladas para fines de 2019. Además, implementarán un modelo de gestión para intentar resolver una problemática que es que uno de cada dos frentistas tiene algún daño en su vereda. Por mes, la línea telefónica 147 recibe unos 3300 reclamos, informa La Nación.
 
El plan integral de veredas tiene como objetivo que para fines de 2019 el 80% de los frentes se encuentre en buen estado. Por única vez, el Gobierno se hará cargo de la reparación de unas 150.000 veredas frentistas que, según el último censo, están rotas y reforzará la gestión para evitar el desbalance con nuevos puntos que puedan arruinarse. La inversión asciende a poco más de $4000 millones. Los arreglos tendrán un año de garantía y luego los frentistas y las compañías deberán ocuparse del mantenimiento, según corresponda.
 
De los 321.380 frentes que tiene la Ciudad de Buenos Aires, 150.221 están rotos. El 64% lo está por obras de empresas de servicios públicos, el 24% por desgaste y mal uso y un 12% por las raíces de los árboles, destaca un informe del Gobierno porteño.
 
Con el nuevo modelo de gestión, explicó Clara Muzzio, a cargo de la Subsecretaría de Vías Peatonales, se pretende planificar y coordinar las intervenciones en veredas articulando entre los distintos actores. Actualmente, por día, la Ciudad da unos 1000 permisos de apertura a las compañías para que lleven adelante sus obras. "Alrededor de 750 de ellas rompen veredas. Y los trabajos duran, en promedio, 28 días", enfatizó a La Nación el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli.
 
Muzzio manifestó que "con el nuevo sistema, informatizado, las empresas deben informar los planos de aquellas obras programadas. De esta manera se pueden coordinar las tareas. Se evita duplicar una apertura de manera innecesaria". La funcionaria dio un ejemplo: "Aguas y Saneamientos Argentinos SA (AySA) tenía que cambiar unas redes en la avenida Corrientes. Y como nosotros teníamos que trabajar en la intervención, planificamos una obra en conjunto y se evitó romper dos veces varios frentes".
 
Se indicó que ya existen 121 obras coordinadas entre distintos actores que impactaron en 213 cuadras, lo que evitó romper dos veces 3569 veredas. Muzzio explicó que en esos casos en los que trabajan al mismo tiempo dos o más organismos el arreglo de la vereda se divide entre las empresas o bien se ocupa el Gobierno, si la obra estaba planeada previamente. Entre este mes y julio se ejecutarán 12.000 frentes.
 
Se reforzará la fiscalización en los obradores para que se cumplan las condiciones establecidas, evaluando las intervenciones en vías peatonales según detallados protocolos y el riesgo de cada apertura. Además, se firmó un convenio entre los cuatro entes nacionales reguladores de cada servicio público y el ente porteño.
 
Entre los criterios que se usarán para planificar los arreglos se encuentran los reclamos de los vecinos, el nivel de tránsito peatonal, los entornos educativos, las obras ejecutadas, los frentes críticos y los planes de obra, del Gobierno y de las empresas de servicios públicos.


COMENTARIOS



UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?