COMUNA 11

El paso bajo nivel de Nazca alerta a los vecinos

El Gobierno porteño construirá un túnel para el cruce de vías del ferrocarril San Martín, entre Pedro Lozano y Marcos Sastre. Hubo asambleas vecinales de rechazo. Los comerciantes temen por los largos plazos de obra y bajas en las ventas.


El Gobierno de la Ciudad informó que harán un paso bajo nivel de más de 500 metros, entre Pedro Lozano y Marcos Sastre en el barrio de Villa del Parque. Los operarios tardarán al menos 17 meses. Ese lapso y sus consecuencias en la dinámica del barrio tienen preocupados a los vecinos, quienes a mediados de septiembre celebraron dos asambleas para rechazar esta iniciativa. “Es un bien para la Ciudad, pero un perjuicio para nosotros los comerciantes”, opina a Pura Ciudad Miguel, encargado del restaurante ubicado en la esquina de Nazca y Baigorria.
 
“Nos sentimos desamparados. Sabemos que el gobierno lo quiere hacer sí o sí, pero acá nos va a matar que baje la cantidad de gente circulando”, explica Cristina, de la agencia de quinielas ubicada cruzando la calle hacia el norte. “Esto va a ser muy bueno para los automovilistas y vecinos más alejados, pero a nosotros nos mata; son puntos de vista”, agrega.
 
La avenida Nazca es una de las principales arterias doble mano del oeste porteño. Inicia su trayecto en Flores (Comuna 7), sobre Rivadavia. Muere en el Barrio Albarellos de Villa Pueyrredón, a la altura 5800, que choca con la General Paz (Comuna 12). En el medio atraviesa Villa del Parque, Villa Santa Rita (Comuna 11) y Agronomía (Comuna 15). Por su trayecto pasan cuatro líneas de tren: Sarmiento, San Martín, Urquiza, Mitre. A su vez, atraviesa el Metrobus Juan B. Justo, que mecha con la red de carriles exclusivos de Av. San Martín.
 
En el medio de este recorrido está el paso de las vías del San Martín en Villa del Parque. Es aquí donde el gobierno porteño hará el paso bajo nivel. Para ello ya lanzó la licitación pública (Contratación N° 2016-01-0004-00). La apertura de sobres se hizo el día 8 de septiembre en Autopistas Urbanas (AUSA), la empresa estatal a cargo de la obra.
 
Según fuentes oficiales, contará con cuatro carriles, dos por sentido de circulación. Tendrá una extensión de 550 metros, un ancho interior de 14 metros y una altura de 5,10 metros, lo que permitirá el paso de camiones y colectivos, además de los autos particulares. Debajo habrá pasarelas peatonales con escaleras y rampas para discapacitados.
 
A los costados del paso bajo nivel se trazarán calles de convivencia para facilitar el acceso de los frentistas a las viviendas y los comercios. Además se realizará una intervención general en el espacio público de toda la zona, con nuevas veredas y mobiliario urbano más mejoras en la iluminación, que será con tecnología LED. Además instalarán cámaras de seguridad. Contará con una estación de bombeo y un sistema de drenaje para evitar inundaciones en la calzada.
 
Una vez inaugurado el paso, la continuidad de las calles Nazarre y Melincué quedará interrumpida. En cambio, la circulación por las calles Nogoyá y Ricardo Gutiérrez se mantendrá a través de puentes carreteros que, además, los vincularán con las arterias laterales al túnel. “Seguimos apostando a los pasos bajo nivel porque nos permiten seguir transformando a Buenos Aires en una ciudad cada día más ágil, segura y con espacios públicos más amigables”, aseguró el Ministro de Desarrollo Urbano Franco Moccia a Pura Ciudad.
 
Estas obras forman parte de un paquete de medidas para el espacio público. Sobre los pasos bajo nivel, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, informó que su gestión hará 25 nuevos pasos a nivel junto con el gobierno nacional, en las líneas ferroviarias San Martín, Mitre y Belgrano Sur: “Las obras implican abrir 25 nuevas calles y eliminar las barreras: beneficiarán a 640.000 usuarios de tren y a 385.000 conductores, que acortarán sus viajes en aproximadamente 20 minutos”.
 
Muchos comerciantes de Avenida Nazca se muestran con reticencia sobre las consecuencias del paso bajo nivel de Villa del Parque. “La cantidad de tiempo que hay que aguantar mientras hagan las obras nos va a perjudicar”, lamentan. “Nos sentimos desamparados porque en la Comuna 11 nos tienen abandonados, los funcionarios del Gobierno de la Ciudad aparte están firmes en hacerlo. No nos queda otra que organizarnos entre los vecinos, juntarnos, pensar cómo hacer. La experiencia está en lo que hicieron los vecinos que presentaron un amparo para frenar el túnel de Balbín en la Comuna 12, para concientizar a las autoridades sobre lo que pensamos de esta obra, pero no sabemos cómo se van a dar las cosas”, cierra Miguel. 

COMENTARIOS



UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Larreta le disputará el liderazgo del PRO a Macri?