EDUCACIÓN

Carta a la comunidad educativa: el mensaje del Ejecutivo porteño en defensa de la polémica UniCABA

Mientras sigue el rechazo de alumnos, docentes y rectores de los 29 profesorados porteños, la gestión de Larreta emitió un comunicado explicando los “beneficios” que generaría la nueva casa de altos estudios. Aseguró que garantizará la continuidad laboral de los profesores actuales y la trayectoria académica de los cursantes.

La ministra de Educación, Soledad Acuña, junto al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.


El proyecto de creación de una Universidad de Formación Docente en la Ciudad –más conocida como UniCABA- no deja de generar polémica. Tras otro martes de protestas, debates dentro de la comisión de Educación de la Legislatura y “festivalazo” en la puerta, este miércoles se lleva adelante una jornada de trabajo en el salón San Martín, con disertaciones de legisladores y especialistas, bajo el título “La UniCABA, un proyecto inconsistente”. En tanto, el Ejecutivo porteño salió a pronunciarse en defensa de la iniciativa que tanto rechazo generó entre los alumnos, docentes y rectores de los profesorados. Con una “carta a la comunidad educativa”, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta expuso los “beneficios” que generaría la nueva casa de altos estudios y aseguró que garantizará la continuidad laboral de los profesores actuales y la trayectoria académica de los cursantes.

La carta, publicada este martes en el portal oficial del Gobierno de la Ciudad, señala: “Creemos que cualquier proceso de mejora educativa debe empezar por los docentes: es necesario que la formación docente sea desde su inicio de una manera vanguardista, moderna y versátil y que se adapte a las necesidades cambiantes de los estudiantes de la escuela de hoy y del futuro”. Y agrega que “no se cuestiona la capacidad de los actuales egresados docentes para dictar clases en el sistema educativo, sino que se trata de repensar el modo en que se capacitan los docentes, ya que la forma en que aprenden nuestros estudiantes es diferente”.

El mensaje del Ejecutivo porteño plantea además que “la creación de una universidad por sí misma brinda ciertos beneficios”, algo cuestionado por diversas voces desde que comenzó la polémica, y añade que “la innovación radica en un modelo universitario que busca un formato moderno y dinámico”.

Pese al fuerte y sostenido rechazo de las comunidades educativas de los 29 profesorados y traductorados de la Ciudad, la misiva del Gobierno apunta que “los docentes de los actuales Institutos de Formación Docente tienen un lugar privilegiado en la Institución Universitaria: son los protagonistas de un cambio positivo en la educación, donde tendremos la posibilidad mantener las buenas prácticas actuales, ya no para un grupo de estudiantes, sino para toda la Universidad”. El texto está acompañado por los documentos vinculados a la iniciativa del oficialismo, disponibles para su descarga.


La carta completa:

Estimada comunidad educativa de la Ciudad de Buenos Aires:

Como es de público conocimiento, el Ministerio de Educación e Innovación presentó un proyecto de ley para crear una Universidad de Formación Docente, autorizando al Poder Ejecutivo a transferir los Institutos de Formación Docente de gestión estatal.

En esta ocasión, nos acercamos para comentarles algunos detalles del proyecto de ley para que estén informados de lo que sucede en el proceso legislativo.

Creemos que cualquier proceso de mejora educativa debe empezar por los docentes: es necesario que la formación docente sea desde su inicio de una manera vanguardista, moderna y versátil y que se adapte a las necesidades cambiantes de los estudiantes de la escuela de hoy y del futuro.

El proyecto de creación de una universidad obedece a la necesidad de formar docentes para un nuevo perfil de estudiantes del sistema educativo de CABA. Docentes que tengan las herramientas necesarias para enseñar las capacidades que exige el siglo XXI, vinculadas a dinámicas de cambios permanentes que son difíciles de predecir. No se cuestiona la capacidad de los actuales egresados docentes para dictar clases en el sistema educativo, sino que se trata de repensar el modo en que se capacitan los docentes, ya que la forma en que aprenden nuestros estudiantes es diferente.

La creación de una universidad por sí misma brinda ciertos beneficios, pero la innovación radica en un modelo universitario que busca un formato moderno y dinámico. La propuesta de la UniCABA, que se dedicará a la formación inicial y continua, se va diferenciar de las instituciones universitarias tradicionales, ya que buscará trabajar fuertemente en dos ejes:
1. La formación inicial y continua de sus estudiantes:
i. Formación centrada en las capacidades de los estudiantes
ii. con un régimen académico que contemple:
1. El seguimiento de la trayectoria de los estudiantes.
2. Adaptación de los actuales planes de estudio al nuevo modelo.
3. Flexibilidad de formatos de cursada.
2. La formación y la carrera del docente universitario:
i. Comunidades de aprendizaje: departamentos horizontales con trabajos matriciales, con un diálogo motivado alrededor del trabajo de cada una de las capacidades del perfil del egresado y su gradualidad según corresponda.
ii. Posgrados.
iii. Investigación: vinculada a la práctica docente y a las necesidades reales de los contextos educativos de las escuelas.
iv. Extensión, capacitación continua y transferencia.

Respecto a la inclusión del cuerpo docente de los actuales Institutos de Formación Docente, el Artículo N.° 11 del proyecto de ley dice: «Establézcase como garantía laboral, en relación a la transferencia del personal docente y no docente referida en el Artículo 6° de la presente Ley, que gozarán de estabilidad laboral, conservando salario y antigüedad». Esto es así, porque sostenemos que son los mismos docentes que actualmente se desempeñan en la formación de formadores los que esperamos que desarrollen el proyecto en una universidad tanto autónoma en sus decisiones y elección de sus autoridades, como autárquica en la administración de sus bienes.

Estamos elaborando una propuesta en donde los docentes de la UniCABA formen parte de departamentos académicos compuestos por diferentes materias afines (formación general, formación específica y campo de la práctica) que trabajarían de forma transversal en las diferentes carreras según corresponda. La visión departamental horizontal permitiría un desarrollo de la carrera de los profesores universitarios basado en las comunidades de aprendizaje, donde el rol docente en la universidad además de dar clase frente a los estudiantes, integrará un equipo de docentes vinculados por áreas comunes de conocimientos, donde también incluiría actividades de investigación, extensión y seguimiento de la trayectoria de los estudiantes.

Los docentes de los actuales Institutos de Formación Docente tienen un lugar privilegiado en la Institución Universitaria: son los protagonistas de un cambio positivo en la educación, donde tendremos la posibilidad mantener las buenas prácticas actuales, ya no para un grupo de estudiantes, sino para toda la Universidad, buscando la capacitación permanente del claustro basada en la reflexión sobre la práctica y generando contenidos que alimenten la vida académica.

Esto a su vez dio origen a la cláusula transitoria segunda del proyecto de ley, la cual establece que aquellos docentes que no tengan título universitario puedan adquirirlo en la misma universidad, mediante un ciclo de complementación curricular mientras desarrolla su tarea docente.

Por otro lado, el Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad a través del proyecto de ley presentado en legislatura, garantizará la continuidad académica de los trayectos educativos de los estudiantes de Nivel Superior no universitario cuyas cohortes se hayan iniciado con anterioridad al inicio de la actividad académica de la UniCABA. Asimismo, como marca el Artículo 41 de la Ley N.° 24.521, los títulos expedidos por la Universidad tendrán validez nacional, para lo cual se realizarán los trámites correspondientes ante los organismos nacionales pertinentes.

La UniCABA si bien es una única institución, podría funcionar en las distintas sedes que utilizan actualmente los Institutos de Formación Docente de la ciudad. Se buscará mantener la pluralidad de identidades institucionales actuales, las que se verán reflejadas en la vida universitaria por medio de los mecanismos democráticos que se prevén en la ley de educación superior.

Nos encontramos frente a una oportunidad histórica de recrear el espíritu de vanguardia que nos supo caracterizar superando los posibles condicionamientos históricos, al pensar una nueva forma de ofrecer la carrera de formación docente. La propuesta de la UniCABA parte del reconocimiento de la identidad y de las trayectorias de las instituciones responsables de la formación docente. En este sentido, será un proceso de reconfiguración en el que deberán converger, de la mejor manera posible, las culturas del trabajo profesional y académico y las características de uno y otro nivel de formación. Se inicia ahora un tiempo de discusión e intercambio con la comunidad educativa y la sociedad en su conjunto con el fin de encontrar juntos los mejores caminos para llevar adelante la UniCABA.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con que se trate la legalización del aborto en el Congreso?