PRESIDENTE DE LA UCR PORTEÑA

Yacobitti: “Larreta hace diez años que es jefe de la Ciudad”

El dirigente radical y principal apoyo de Martín Lousteau señala que el kirchnerismo no tiene posibilidades de ganarle un ballotage al PRO y que, por eso, el candidato de Evolución es el principal adversario del jefe de Gobierno.

Werner Pertot
Foto: Eliana Waiser
“Cada vez más fuerte”, dice un cartel en la entrada del despacho de Emiliano Yacobitti, en el rectorado de la Universidad de Buenos Aires, donde ocupa el cargo de secretario de Hacienda. Antes de eso fue director de Empleo durante el Gobierno porteño de Jorge Telerman, presidente de la FUA y del centro de estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas, de donde surgió desde una Franja Morada que supo tener controversias y denuncias de otras agrupaciones por hechos de violencia. Hace poco desistió de un juicio a un periodista que investigó un sistema de contrataciones en el Hospital Clínicas, por los que Yacobitti fue investigado y sobreseído por el juez Luis Rodríguez. El titular del Comité porteño de la UCR sostiene que Cambiemos carece de democracia interna. “Carrió tampoco pudo competir. Dijo que iba a competir en provincia de Buenos Aires y no quisieron.”, afirma.

-En todos los distritos la UCR va con el PRO excepto en la Ciudad de Buenos Aires. ¿Por qué?

-Nosotros propusimos hacer Cambiemos y el PRO no quiso.

-¿Alguien en particular del PRO?

-El presidente del PRO en la Ciudad es Horacio Rodríguez Larreta. En 2015 constituimos Cambiemos con reglas claras de funcionamiento y con las PASO para seleccionar los candidatos en los casos en los que no nos pusiéramos de acuerdo en el armado de las listas. Es una herramienta importante para que la gente tenga la última palabra en el ordenamiento de las listas. Cuando propusimos esta vez hacer Cambiemos, Larreta nos manifestó que no estaba de acuerdo. En otros lugares pasó de distinta forma.

Se intenta que no se produzca una contienda electoral real dentro de Cambiemos. Carrió tampoco pudo competir. Dijo que iba a competir en provincia de Buenos Aires y no quisieron. Terminó en Capital. No es que Lousteau no pudo competir: acá no pudo competir nadie.



-¿Por qué le apuntan a Larreta como responsable y no a Macri?

-Porque decide el jefe del distrito. Por la misma razón que me apuntan a mí cuando dicen que no hay Cambiemos y no a(l presidente de la UCR nacional, José) Corral. El que tomó la decisión de no hacer Cambiemos fue Larreta, no Macri.

-Cuando se le pregunta a los macristas, sostienen que “el que renunció y se fue es Lousteau”.

-El mejor ejemplo de que esto no es cierto es el de (Jorge) Boasso: fue el candidato de Cambiemos como vice de Del Sel. No se fue a ningún lado, ahora quiso competir y no lo dejaron. ¿Por qué? Porque tenía buenas chances. En la Ciudad, en realidad, pasa lo mismo. Se intenta que no se produzca una contienda electoral real dentro de Cambiemos. Carrió tampoco pudo competir. Dijo que iba a competir en provincia de Buenos Aires y no quisieron. Terminó en Capital. No es que Lousteau no pudo competir: acá no pudo competir nadie.

-¿Ve alguna similitud con el peronismo de la provincia de Buenos Aires?

-Existe una similitud, pero no veo parecido entre Larreta y Cristina, pero sí en esa actitud.

-¿Va a haber alguna sanción para Facundo Suárez Lastra por ir en la lista de Vamos Juntos?

-La misma que para Leandro Santoro por ir con el Frente para la Victoria. La carta orgánica del partido establece que los que van en otras listas están excluidos con del partido. No implica que después no puedan volver. No es en particular contra Facundo Suárez Lastra. Además, ni siquiera hay que hacer nada. Por la carta orgánica, está excluido…

-¿Se le puede ganar a Carrió?

-Yo creo que sí. Martín es mejor candidato. Pero para nosotros no es una especulación táctica que Martín compita o no. Tiene que ver con que hacemos lo que dijimos que íbamos a hacer. Martín, cuando asumió la embajada, dejó en claro que estaba para colaborar con el presidente, pero que seguía teniendo la intención de competir en Capital. Después, cómo sale la elección no es lo fundamental, sino las cuestiones que estamos planteando en la campaña (igual, si Evolución saca nueve puntos renueva las bancas). En la Ciudad de Buenos Aires durante mucho tiempo no hubo posibilidad de alternancia: había una fuerza que gobernaba y otra que estaba destinada a ser oposición. Entonces, había discusiones que no estaban: salud, educación, mortalidad infantil. Desde la elección pasada, se constituyó una fuerza política con Martín como referente. Se sumaron personas como Débora Pérez Volpin. Eso ya para nosotros es ganar.

-¿Qué piensa que le aporta Pérez Volpin a la Legislatura?

-Le aporta la mirada de una ciudadana que deja un lugar de comodidad para involucrarse en las temáticas de una ciudad que sigue teniendo niveles de desigualdad terrible. Lo que muestra Débora es que este es un espacio abierto y de cara a la gente. Es muy capacitada y va a sorprender a muchos.

Foto: Eliana Waiser


-Volviendo a Carrió, que era su aliada hasta hace poco. ¿Cambió su forma de pensar?

-No, en muchos casos sigue criticando algunas cosas. Otras, no. Está claro que el PRO tiene una actitud para Carrió que no tiene con Martín. Ellos se quejan de cómo funcionamos en la Legislatura y, sin embargo, la Coalición Cívica funcionó igual, pero Carrió puede ser candidata de Cambiemos y Martín, no. Nuestra coherencia sigue siendo la misma.

-¿Qué les implica haber perdido el respaldo de Carrió y también de Graciela Ocaña?

-Sí, pero así como pasó eso con ellos se sumaron socialistas, radicales, peronistas como Christian Asinelli. Es importante la pelea que va a dar Ocaña en la provincia de Buenos Aires, porque sintió que podía aportar a la pelea que está dando María Eugenia Vidal…

-¿Ustedes hacen una diferencia entre Larreta y Vidal?

-Lo principal es que Larreta hace diez años que es el jefe de la Ciudad. Tiene una responsabilidad política cuando uno ve que faltan insumos en los hospitales o que una escuela no tiene calefacción y se gasta 4 o 5 millones de pesos por día en publicidad oficial para instalar su imagen. María Eugenia Vidal recién asume y da una pelea muy difícil en una provincia quebrada. Siento que eso es una oportunidad de cambio. Así como decíamos que era importante la alternancia a nivel nacional, es importante que exista la posibilidad de alternancia en la Ciudad de Buenos Aires. Es importante que en la Ciudad haya un frente político que pueda ser alternativa. El presupuesto que aprobó Larreta ahora es mejor que el que aprobó antes de que Martín compitiera. Porque tiene una oposición que lo audita y lo controla.

En la Ciudad de Buenos Aires durante mucho tiempo no hubo posibilidad de alternancia: había una fuerza que gobernaba y otra que estaba destinada a ser oposición. Desde la elección pasada, se constituyó una fuerza política con Martín como referente.



-¿Por qué no acordaron con Sergio Massa y Margarita Stolbizer?

- Somos espacios distintos. Massa tiene pensado hacer una construcción dentro del peronismo y nosotros nos vemos como una fuerza socialdemócrata moderna. En algunas cosas coincidimos, sobre todo con Margarita…

-Si hubiera estado ella sola, ¿podría haber habido acuerdo?

-No lo sé. Posiblemente así sea. Lo central es poder sentarse a dialogar con todos. Creemos que la grieta no le suma a la sociedad. Si nosotros creemos que se puede mejorar lo que hace Larreta, ¿por eso somos kirchneristas? No.

-El macrismo parece estar elegiendo polarizar con el kirchnerismo. ¿Les preocupa que el kirchnerismo se quede con el segundo lugar?

-No. No es parte de mis preocupaciones y no creo que vaya a pasar. En la Ciudad, el que eligió a Martín como único adversario es Larreta. ¿Por qué? Porque sabe que es el único que puede ganarle un ballotage. El Frente para la Victoria no la tiene. Si llegan a ser segundos, no son una alternativa de gobierno.

-El kirchnerismo sí logró construir unas PASO…

-Habla bien de ellos. A nosotros también nos hubiera gustado. No se pudo. Ya está. Ahora discutamos como construir lo sobre lo construido, porque reconocemos que hicieron cosas bien en el Gobierno porteño, pero consideramos que con el presupuesto que tiene la Ciudad podríamos vivir mucho mejor. El único índice que da parejo hoy es el de la inseguridad. Si ves el resto, parecen ciudades distintas a 15 cuadras de distancia. Si se baja la incidencia del presupuesto educativo, es que lo dejás de priorizar. Eso queremos discutir. Lo mismo si hace falta gastar tanta plata en publicidad oficial cuando faltan tomógrafos en los hospitales. Está bien difundir las acciones de Gobierno (las campañas de vacunación), pero para eso no hace falta poner la cara del jefe de Gobierno.

-¿Llegaron a algún tipo de acuerdo con Larreta por los afiches?

-Los afiches los pegan los militantes. Lo que hicimos es firmar un acuerdo para que la Ciudad esté lo más limpia posible. Pero pensamos que todos tienen que tener la misma visibilidad. Acá pasa lo contrario: el Gobierno local no adhirió a la ley nacional, por lo cual los partidos políticos no vamos a tener espacios por parte del Estado para hacer publicidad en radio y televisión. Sí adhirió, por ejemplo, María Eugenia Vidal. Ahora, si lo que uno intenta es avasallarte con publicidad oficial y que toda contenga o tu nombre o el “Vamos” o el “juntos” (y el frente se llama “Vamos Juntos”), estamos en contra. ¿Por qué tiene que estar la cara del jefe de Gobierno en un volante que me quiere enseñar como disfrutar con mi familia cuando comemos en la mesa? ¿Es una prioridad eso?

-¿Va a haber debate con Carrió?

-Nosotros queremos que haya. Escuché que Lilita dijo que iba a debatir. A nosotros nos gustaría debatir más, porque creemos que con un debate no alcanza.

Discutamos como construir lo sobre lo construido, porque reconocemos que hicieron cosas bien en el Gobierno porteño, pero consideramos que con el presupuesto que tiene la Ciudad podríamos vivir mucho mejor.



-¿Jorge Castillo, el “rey de la salada”, forma parte de su campaña?

-Estuvo en un locro en el que había más de tres mil personas. No podíamos evitar que esté ahí. No tiene ninguna vinculación. Me llama la atención que no se fijen a las otras actividades políticas a las que va.

-¿Cuánta incidencia tiene el “Coti” Nosiglia en la campaña de Lousteau?

-En la campaña, no sé. Pero en mi caso es una persona de consulta, porque tiene mucha experiencia y tiene mucho para aportar. Poca gente tiene tanta experiencia como él. También me consta que es de consulta del presidente.

Foto: Eliana Waiser


-¿Hay corrupción en el gobierno de Larreta?

-Trato de tener mucho cuidado en ese tema. Si sé de un hecho de corrupción, voy y lo denuncio. Lo mejor para que eso no pase es que exista la posibilidad de auditar a las gestiones. Todos los gobiernos pueden tener corrupción. Seguramente una persona no puede controlar miles de funcionarios.

-Si ustedes fueran gobierno, ¿cuál sería la actitud de la Policía de la Ciudad hacia los piquetes?

-Yo creo que está bien que la gente tenga derecho a manifestarse y que existan movilizaciones, pero está mal que exista una cuestión extorsiva de poca gente trabando el tránsito, lo que genera un caos. Tiene que tener una masividad, un principio y un fin y no una cuestión de te bloqueo porque o me das lo que quiero o reprimís y si reprimís pagás el costo. En eso, creo que el Gobierno tiene que sentarse y dialogar todo lo que tiene que dialogar.

-Estamos en pleno conflicto docente, ¿cómo ve la política educativa de Larreta?

-No me parece que le estén dando la importancia que le tienen que dar a la educación. El presupuesto en educación en la Ciudad disminuyó en su participación en el total. Todos los trabajadores tienen derecho a defender el valor real de su salario. Hay algunas cosas (la salud, la educación) donde no es lo mismo un paro. Hay cuestiones que como sociedad tenemos que ver para priorizarlos, porque son una inversión y no un gasto, pero que los reclamos no terminen perjudicando a los chicos. Cada vez que mi hija no tiene clases me preocupo.

Es mejor el subte que el Metrobus, lo que no quiere decir que el Metrobus sea malo. Uno no puede priorizar las obras que va a terminar uno.



-¿Coincide con el planteo de Larreta de urbanizar a las villas?

-Creo que a las villas hay que urbanizarlas. Nadie puede discutir eso. Pero no tiene que depender de la zona en la Ciudad en donde está. Yo hubiese empezado por otras. Me da la impresión de que se priorizó la Rodrigo Bueno por Solares de Santa María, la 31 por la zona en la que está, la Zabaleta por la zona. Igual, que se haga está bien. Tenemos que tomar el conjunto. La 1-11-14: tenemos que trabajar ahí también.

-¿Qué plantean sobre la política del PRO hacia el subte y hacia el metrobus?

-Creo que es mejor el subte que el Metrobus, lo que no quiere decir que el Metrobus sea malo. Uno no puede priorizar las obras que va a terminar uno. Veo que se priorizan las inauguraciones. Y no siempre esos proyectos son los mejores. La Ciudad está intransitable. Se merece un proyecto para expandir la red de subterráneos.

-¿Qué lo llevó a desistir del juicio contra el periodista Alejandro Bercovich, quien lo había denunciado por un caso de presunta corrupción en el Clinicas?

-En el momento que yo la planteé, no había concluido la causa judicial. Me junté con Bercovich. Me planteó que no tenía una intención personal de dañarme a mí ni a mi familia, sino en cuanto a la parte periodística. Aclaré con él que la parte periodística para mi no tenía nada de malo, que lo que me había molestado era otra cosa, que tenía que ver con las redes sociales. Punto. Tema terminado. 

-Hubo allí una preocupación –incluso expresada por FOPEA- por lo que podía implicar ese juicio a un periodista para la libertad de expresión.

-En ningún momento estuvo vulnerada la libertad de expresión.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Qué opinás del gracioso "lateral" que sacó Macri jugando un partido en la quinta de Olivos?