MANEJO DE FONDOS COMUNALES

Mi héroe es la gran bestia PRO

El legislador Roberto Quattromano encendió la polémica sobre los recursos de las comunas cuando comparó a Larreta con Torquemada. Además de las disputas por el dinero entre el Gobierno porteño y sus comuneros, el resto de los juntistas denuncia irregularidades.

Werner Pertot
Quedó inmortalizado en un video de campaña en el que se autodefinió como “la gran bestia PRO”. El mote iba con su physique du rôle, al que fue sumándole cierta fama con algunos episodios (fue denunciado por amenazar en el recinto al legislador Marcelo Ramal). Roberto Quattromano –de él hablamos- es el lugarteniente en Mataderos del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo. La semana pasada volvió a embestir contra Horacio Rodríguez Larreta y el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, con un tuit que abandonó toda sutileza: “Gobierna Torquemada y su brazo ejecutor Felipe Miguel”. La comparación del jefe de Gobierno con una figura emblemática del Santo Oficio de la Inquisión, Tomás de Torquemada, tiene como trasfondo el pedido de más dinero para las juntas comunales 8, 9, 10 y 11. Quattromano será recibido esta semana y probamente llegue a un arreglo, pero ya destapó la olla de los manejos en las comunas.

No es la primera vez que Quattromano recurre a una estrategia vandorista: pegar y después negociar. A Miguel ya lo había atendido el año pasado por idénticas razones: lo acusa de no entender la política. Incluso sus embestidas públicas tuvieron como destinatarios a algunas figuras intocables del PRO, como el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña. Ocurrió en noviembre del año pasado cuando escribió en su Twitter tras la victoria de Donald Trump: “Preferiría que Marcos Peña, Susana Malcorra y Durán Barba dejen de lado su afinidad por Hillary Clinton“. Antes de eso, había protagonizado una polémica en la Legislatura Ramal lo acusó de haberlo amenazado. "Se acercó, apoyó la mano en mi banca y me dijo: «No te preocupes que la barrabrava te va a romper la cabeza afuera»", contó el diputado del Partido Obrero. Quattromano negó haber dicho eso. El problema que tuvo es que se lo dijo muy cerca del micrófono y se escuchó.



El último episodio del dirigente cercano al club Nueva Chicago fue la semana pasada. Publicó un tuit que no dejó mucho lugar a dudas: “Recortes en las Comunas 8, 9, 10 y 11 mientras llevan a cabo proyectos faraónicos. Gobierna Torquemada y su brazo ejecutor, Felipe Miguel”. Una crítica más dura que la que le hacen muchos de sus opositores a Larreta. Luego del arrebato hiperbólico intentaría aclarar que el problema no es con el jefe de Gobierno, sino con Miguel, que maneja los fondos de las comunas. Un segundo tuit completó el trabajo: “Sensibilidad 0. Vivimos en la Ciudad de la furia”.



Quattromano incluso se autocitó en otro ataque al jefe de Gabinete porteño en febrero del año pasado, en el que lo había definido como “buen técnico pero está perdido”. La presidenta de la comuna 8, Rosalía Eva Ferraro, salió a respaldarlo: “El presupuesto se encuentra ciertamente acotado en mérito a que aún existen funciones que no han sido traspasadas desde la centralidad a las Comunas y que por ende no interviene directamente en las decisiones la Junta, pese a que los fondos se encuentran en su presupuesto aprobado”. “La Comuna 8 tiene asignado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires un presupuesto para el ejercicio 2017 que no supera el 10% del correspondiente al año 2016”, advirtió. Finalmente, hubo un intercambio de llamados con el Gobierno porteño y el lunes Quattromano será recibido por otro peronista, el vicejefe Diego Santilli, para intentar destrabar la polémica entre macristas. Allí estarán también los presidentes de las cuatro comunas involucradas.

La disputa pública por los fondos dejó en claro que no hay sintonía entre las juntas comunales manejadas por el PRO y el Gobierno de Larreta.



La disputa pública por los fondos dejó en claro que no hay sintonía entre las juntas comunales manejadas por el PRO y el Gobierno de Larreta. Pero, a su vez, los presidentes de las comunas suelen ser cuestionados por los comuneros opositores por el manejo centralizado de los recursos. El auditor Facundo del Gaiso publicó un informe hace algunos meses en el que se pregunta si las comunas no son manejadas como un sistema feudal por parte de sus presidentes. Dice Del Gaiso:

* En la comuna 6, los juntistas opositores denunciaron que el presidente, Hipólito Forno, hizo todas las contrataciones sin consultarlos y que usó el decreto 556/10 que permite saltear mecanismos de control. La Auditoría inició una investigación.

* En la comuna 10, denunciaron sobreprecios en una licitación de arbolado. “La empresa adjudicataria Casa Machi S.A. cobra 1500 pesos por unidad de árbol plantado. El valor de mercado, según la cotización de otros proveedores, no superaría los 500 pesos por unidad”, advierte.

* En la comuna 11, advirtieron sobre la “imposibilidad de acceso a la información de actas anteriores, antecedentes de licitaciones, papeles de trabajo, claves de acceso al sistema Sade, Sigaf y todo otro dato elemental para comenzar el desarrollo de la gestión”. Denunciaron sobreprecios del 400 por ciento en las hamacas de una plaza: 23 juegos de plaza costaron 122 mil pesos. El presidente de la comuna, Carlos Guzzini, tiene sus oficinas en un edificio y todo el resto de los comuneros en otro a 20 cuadras del que los suelen echar a las cuatro de la tarde, porque cierran. La reunión de la junta la avisa el presidente por Whatsapp el mismo día (se hace una vez por mes) y, de paso, les pasa los temas que dispone que se traten. En una de estas reuniones se cruzó con otra comunera por una licitación para las veredas. Simplemente, dispuso que las objeciones no constaran en actas. La comunera hizo la denuncia, pero un juez la desestimó y le hizo pagar las costas.

El año pasado manejaron 50 millones de pesos: unos 300 mil pesos por mes.



* En la comuna 13, denunciaron más irregularidades en las licitaciones para la reparación de veredas. Incluso, en un caso, se probó que dos de las empresas que competían tenían directorios con integrantes en común.

* Al presidente de la comuna 14, Maximiliano Corach, directamente lo denunciaron penalmente por presunta malversación de fondos. Le cuestionaron su manejo de las licitaciones y contrataciones de personal en las que no intervinieron los otros juntistas.

* El año pasado se notó un incremento notable de los gastos de las comunas antes de cada una de las elecciones porteñas (PASO, primera vuelta y segunda vuelta).

Las comunas son un órgano colegiado, donde las decisiones deberían ser tomadas por el conjunto de los comuneros. En todos los casos, el informe de Del Gaiso revela que el presidente de la comuna se maneja como si fuera el jefe del CGP y los otros comuneros fueran sus empleados, en lugar de otros legisladores elegidos por la voluntad popular. El año pasado manejaron 50 millones de pesos: unos 300 mil pesos por mes.

COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Cómo te afecta el aumento de los alquileres?