RESUMEN SEMANAL

La semana en Peronia

Fueron días movidos, como casi siempre. No hay paz en Peronia. Un repaso de los temas que estuvieron en agenda esta semana: el tetazo; la condonación de la deuda de Macri a Macri; Donald Trump, Luisana Lopilato y la inflación.

Mariano Heller
Luego de haberles dado la maravillosa noticia de que vamos a ser padres con @Fatinoriega y de haber vivido unos días en una nube de esperanza y alegría, vuelvo a la angustiante realidad que nos toca vivir aquí en Peronia y en el resto del horrible mundo que habitamos.

Fueron días movidos, como casi siempre. No hay paz en Peronia. Y como hubo varios temas trascendentes y llamativos intentaré hacer un vuelo de pájaro sobre algunos de ellos. No habrá orden de importancia ni nada similar, simplemente un breve y básico análisis sobre cada uno como para, finalmente, ir a tomar la medicación que nos permita seguir durmiendo en paz. La elección temática es por supuesto antojadiza y caprichosa. No dudo que a muchos de ustedes se les hubieran ocurrido otras cosas para discutir pero por ahora esta columna la escribo yo.

El tema del acuerdo o no acuerdo por el Correo fue lo que dominó la discusión de los últimos días. Debo reconocer que pasé por casi todos puntos de vista, salvo obviamente el del termismo Kirchnerista. De hecho, si en algún momento me ven parado en ese lugar les pido que me sacrifiquen y me saquen rápidamente de mi sufrimiento.

Me impactó que nos pongamos a discutir sobre los montos de la deuda del Correo, cuando en realidad veía que el tema de fondo era la eventual condonación de una deuda al padre del Presidente.



Hubo varios análisis interesantes al respecto, pero debo reconocer que lo que más me impactó en un principio fue que nos pongamos a discutir sobre los montos cuando en realidad veía que el tema de fondo era la eventual condonación de una deuda al padre del Presidente. Si eran 100 o 70000 millones medio que daba lo mismo, más allá de lo grotesco de la última cifra. En cualquier caso, y más allá del fondo de la cuestión, es casi obsceno ver a los que dejaron que durante años se vaya licuando la deuda hacerse los indignados. Por ahí lo mejor es a veces practicar un sano silencio que nos deje algo menos pelotudos ante la mirada ajena.

En cuanto al conflicto de intereses diría que fue lo primero que me hizo ruido. Ahora bien, ¿La alternativa es seguir dilatando y que se siga licuando la deuda en función de lo que indica la ley vigente? No es tan simple. O como les gusta decir a algunos, es más complejo.

Otro hito fundamental de la semana fue el tetazo en el Obelisco. Qué sé yo... hay tantos temas trascendentes para protestar. Estoy seguro que la soberanía sobre el cuerpo de las mujeres es fundamental, pero no sé si me convence la forma de protesta y mucho menos la actitud de algunas de convertir la marcha en un espacio político partidario de crítica al Gobierno nacional como si tuviera algo que ver. Ni hablar de las deforestadas mentales que terminaron su manifestación pintando un patrullero con aerosol, como si arruinar patrimonio público pagado con nuestros impuestos ayudara en algo a su causa.

Salió también el último índice de inflación y el número parece bastante auspicioso sobre todo teniendo en cuenta que viene de un INDEC al que considero creíble. Lo único que me preocupa, y mucho, es saber cómo lograrán mantener cifras de ese tenor con los aumentos de tarifas recientemente anunciados. Me llamó bastante la atención la poca trascendencia que le dieron muchos medios de comunicación a un tema que parece ser, prima facie, una muy buena noticia.

La soberanía sobre el cuerpo de las mujeres es fundamental, pero no sé si me convence la forma de protesta y mucho menos la actitud de algunas de convertir la marcha en un espacio político partidario de crítica al Gobierno nacional.



Cambio radicalmente el ángulo de la información y me meto en otro tema que no tiene nada que ver. La tapa de una de las revistas más importantes del país muestra a Luisana Lopilato contándonos que su hijo Noah está libre de cáncer. Reconozco que me alegré mucho. Me angustia cuando me cruzo con la noticia de algún chico enfermo. Pero lo que más me llamó la atención fue la explicación que da la revista para la curación de Noah. La publicación nos cuenta que funcionaron las cadenas de oración. No, queridos amigos de Caras, lo que funcionó,por suerte, fue la medicina de la mano de los profesionales que pudieron extirpar el tumor. No sé en qué momento dejamos de creer en la ciencia y empezamos a creer masivamente en los milagros.

Por último quiero hacer un paso por la situación de los Estados Unidos luego de la maravillosa idea que tuvieron de elegir a Donald J. Trump como presidente. Resulta que aparentemente POTUS descubrió esta semana cómo funcionan el estado de derecho y el control de constitucionalidad. El partido judicial comenzó a ponerle frenos a las normas de inmigración del anaranjado Presidente quien se indignó frente a esa potestad que tienen los jueces, y que se ve que no conocía mucho, de definir acerca la constitucionalidad de los actos del poder ejecutivo. Esta novela seguramente tendrá muchos capítulos más y habrá que seguirla de cerca.

Éste ha sido el resumen semanal, queridos amigos y queridos amigos. Ojalá les haya gustado. Si no les gustó armen una página web y publiquen sus propias columnas.

COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Qué opinás de la frase de la Vicepresidenta Gabriela Michetti: "Si yo fuera docente y ganara 9 mil pesos no haría paro"?